Páginas vistas en total

miércoles, 11 de julio de 2012

Estar reunido




El Señor nos espera siempre


No sé si alguno de vosotros ha tenido necesidad de entrevistarse con alguien digamos importante.

Normalmente hay que concertar una cita y naturalmente llamar por teléfono. Si conseguimos contactar con quien pueda darnos la cita, que podría ser un secretario personal por poner un ejemplo lo normal será que consultando la agenda de la "personalidad" nos indique si podrá o no recibirnos y, en caso positivo, cuando sería la entrevista.

Pero hay más; puede que cuando llamemos y queramos hablar con dicho secretario, nos digan que "está reunido" y que llamemos más tarde.

Si alguien no tiene mucho interés en hablar con nosotros o en concedernos un poco de su tiempo estará reunido la mayoría de las veces.

Cuanto mayor sea la relevancia de la persona, más probabilidades tendremos de oir la frasecita de está reunido  e incluso puede darse el caso de que aun teniendo cita concertada nos toque hacer antesala porque está reunido y tendremos que esperar hasta que por fin nos digan que lo sienten mucho pero que ya ha pasado la hora de recibir.

Pero hay una excepción y se da precisamente con la persona más importante que podamos imaginarnos.

Si te acercas al Sagrario y quieres ser recibido...nunca encontrarás al Señor reunido...

Si te recoges en oración y pides por tanto audiencia al Señor, nunca estará reunido.

Es más, no tendremos que pedir cita ni hora pues El no solo nos espera en todo momento sino que nos busca con gran interés por todas nuestras cosas y disfruta oyendo cómo se las contamos.

Hay que asombrarse por la gran suerte que tenemos de que jamás encontramos al Señor ni reunido ni desconectado.

QDOB


No hay comentarios:

Publicar un comentario